La Vitivinicultura en México

Lunes, Mayo 2, 2016

Sin embargo, de acuerdo con registros históricos, durante octubre, noviembre y diciembre, se consume una cuarta parte de ellos, es decir unas 500 mil cajas.

 

El año pasado fue muy bueno para el sector vitivinícola mexicano, derivado de su crecimiento en ventas. Durante 2015, se reportaron ventas de entre 6 y 10%, por encima del año 2014. Esto expresa el reconocimiento del consumidor por la calidad de los vinos mexicanos en la categoría de vinos de mesa conocidos como de media y alta gama.

 

La vitivinicultura mexicana genera alrededor 500,000 jornales anuales en el campo y alrededor de 1,200 empleos fijos en este sector. Asimismo, se calcula que cada empleo generado en la industria promueve la generación de 10 empleos indirectos relacionados con la industria del papel, vidrio, turismo, agroquímica y gastronomía, entre otras.

 

El valor anual de la industria vitivinícola mexicana oscila en los 4 mil 232 millones de pesos. Además, en México el consumo per cápita de vino de mesa subió en tan sólo 5 años de casi 500 mL en el año 2010 a 750 mL en 2015.

 

La industria vitivinícola en México busca impulsar el crecimiento del sector, dada la calidad de sus productos. Por ello, se estima que para el 2016, a través de diversos proyectos de promoción impulsados desde el Consejo Mexicano de Vitivinicultores, como la puesta en marcha de la Política Nacional de Fomento a la Gastronomía, el consumo de vino de mesa mexicano aumente hasta en un 10 por ciento.

 

Pero el reto consiste en lograr una mayor inversión para la producción agrícola de vid para vino y esa es la apuesta de las nuevas regiones productoras en el país, ya que es necesario en el mediano plazo superar la producción actual anual en más de 20 millones de litros.

 

En México existen 120 bodegas productoras de vino. El 85% de las bodegas mexicanas producen entre 200 y 500 cajas, la mayoría no tienen superficie de viñedo sino que compran uva.

 

De los 70 millones de litros de vino que se consumen en nuestro país, el 70% es importado, especialmente de España, Argentina, Italia, Francia y Chile. La verdadera limitante es que no existen suficientes plantaciones de vid para producir y cubrir la demanda del país.

 

En México se plantan 70 hectáreas anuales de vid para vino. Las regiones vinícolas que más han crecido son el Valle Ojos Negros en Baja California, Parras en Coahuila, Ezequiel Montes en Querétaro. Los estados en desarrollo son Guanajuato, Hidalgo Aguascalientes, Zacatecas, San Luis Potosí y Chihuahua.

 

En 2014, la producción de vid en México fue de 335 mil 739 toneladas. Las principales entidades productoras de vid son:

Sonora (250,806 ton, primer lugar en producción de vid, casi exclusivo para consumo en fresco), Zacatecas (44,772 ton), Baja California (24,704 ton), Aguascalientes (9,868 ton), Coahuila (2,732 ton), Querétaro (2,009 ton), Guanajuato (703 ton), San Luis Potosí (109 ton) y Baja California Sur (22 ton).

 

México ocupa el lugar 29 a nivel mundial en producción de vid con un valor de 4 mil 936 millones de pesos. Gobierno y productores han acordado, a través de reuniones que buscan impulsar a este sector, establecer una mayor superficie de hectáreas plantadas, incrementar la infraestructura y equipamiento industrial, así como la mecanización del campo y mejorar la producción en los viveros (con mejores portainjertos).

 

También se busca avanzar en la tecnificación del riego, agricultura de precisión, asesoría técnica, producción orgánica, buenas prácticas de producción, así como certificaciones de inocuidad y trazabilidad, entre otros temas.



Share