El virus rugoso del tomate

Lunes, Enero 27, 2020

El tomate es la hortaliza de mayor importancia a nivel nacional e internacional, debido a su amplio consumo, su superficie y el valor económico de la producción.

México es el noveno productor mundial de tomate exportando más de 1.6 millones de toneladas a diferentes destinos, entre ellos, Estados Unidos, Canadá, Japón, Costa Rica, Cuba, Emiratos Árabes Unidos y Francia, entre otros.

Los principales estados productores son Baja California, Sinaloa, San Luis Potosí, Michoacán, Jalisco, Zacatecas, Baja California Sur, Puebla, Morelos, Sonora, Coahuila y Oaxaca.

En México, el virus del fruto rugoso café del tomate (ToBRFV) se detectó por primera vez en Yurécuaro, Michoacán, en 2018, a causa de una semilla contaminada por el virus. Actualmente está presente en 20 estados y afecta principalmente a los cultivos de tomate, chile y berenjena en campo abierto e invernaderos. Es un virus de transmisión mecánica o por semilla. El virus soporta temperaturas de 90 grados centígrados, tiene una gran capacidad de propagación y puede permanecer en materia seca hasta por dos años.

Entre los síntomas del virus del fruto rugoso café del tomate que se observan, destaca una apariencia rugosa extrema, necrosis del pedúnculo y cáliz, además de que los frutos presentan síntomas marcados de rugosidad, coloración marrón y manchas de color amarillo.

Debido a su importancia, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) ha activado una serie de medidas para garantizar las exportaciones de tomates, chiles y berenjenas hacia Estados Unidos ante los mayores controles que impondrán las autoridades de ese país para evitar la propagación del virus.

La autoridad sanitaria emitió una guía que permitirá a los productores, exportadores y empacadores identificar los síntomas del virus y elaborar un documento que certifique que sus productos están libres de éste. El documento podrá ser llenado por los propios productores y deberá encontrarse en sus embarques.

Los frutos con síntomas de virus rugoso del tomate no representan ningún riesgo para el consumo humano, ni merman el valor de la cosecha.



Share