Se espera buena temporada para agricultores

Lunes, Junio 21, 2021

Existe una correlación entre el precio de los insumos y el precio de las materias primas agropecuarias como el maíz, la soya, el trigo, la caña de azúcar y la palma de aceite, entre otras. La teoría económica indica que a mayores precios de un producto habrá más demanda de insumos para su producción. Debido a esto, es probable que el precio de los insumos sigan subiendo durante 2021. 

Los incrementos en los precios de las materias primas agropecuarias y de los insumos agrícolas que hemos visto durante los últimos meses no tienen precedente. Y son buenas noticias para nuestros agricultores.

La pandemia, los cambios en las tendencias de consumo de alimentos, la desviación de cultivos para fines diversos a la alimentación, el aumento en el costo de los energéticos y el cambio climático, entre otros factores, están produciendo un cambio dramático en el sector agriopecuario.

En muchas partes del mundo están emergiendo nuevos grupos que compiten para obtener toda clase de bienes y entre ellos se encuantran los alimentos de mayor calidad nutritiva, a los cuales anteriormente no tenían acceso. Los altos índices de crecimiento y demanda en países como China, India y Brasil, por citar tan sólo los más importantes, han provocando un cambio importante en el balance de la alimentación mundial. El aumento en el consumo de proteínas, concretamente carne, está propiciando una mayor demanda de cereales forrajeros, lo cual está contribuyendo a un déficit mundial de los mismos con aumentos de precios.


Hoy en día, la presión de la demanda sobre la oferta es enorme. Las reservas mundiales de los cereales y oleaginosas están disminuyendo y los precios lo reflejan. Se estima que esta situación continuará y no sólo en los granos sino también en todos los insumos agrícolas, entre los cuales se encuentran los fertilizantes, principalmente por la reducida capacidad mundial para hacer frente a las necesidades de nutrición vegetal. 

Cultivos como el maíz, trigo, soya, palma de aceite, y caña de azúcar, entre otros, ya sólo parcialmente se dirigen a la alimentación humana o animal. La disminución de reservas de cereales está propiciando un incremento acelerado de la producción, lo que a su vez provoca la necesidad de mayores cantidades de insumos.

Lor precios de mercado de cultivos como maíz, trigo, soya y sorge se encuentran en máximos históricos lo que beneficiará a todos los agricultores nacionales.

 



Share